es
NXT IN MKT

Made in aquí

Made in aquí
Opinamos

Los consumidores somos contradictorios. Queremos una cosa y la contraria, lo queremos todo. Y una de nuestras mayores contradicciones actuales es que nos gusta comprar productos de proximidad, elaborados por nuestros vecinos. Pensamos, por un lado, que nuestro acto de compra es así un incentivo para el desarrollo de nuestra misma comunidad y, por otro, que contaminamos menos. Valoramos más lo cercano pero, en términos generales, también queremos pagar muy poco por ellos y que llegue rápido a nuestras casas, lo que se corresponde más con un modelo de distribución masiva de productos importados.

Ni importar de China implica una mayor huella ecológica del producto en su ciclo completo de vida, ni significa que no estés apoyando la economía de tu país por comprar fuera (logística, distribución, impuestos). No obstante todo lo anterior, la tendencia hacia un consumo de cercanía es evidente, y es un asunto que las administraciones públicas han colocado en el centro de su agenda. Se trata de un fenómeno mundial que viene determinado por una mayor atención hacia lo local, resultado de una acentuación de los nacionalismos, los problemas de suministro global por la Covid-19 y la convicción de que es necesario reducir las emisiones del transporte en la lucha contra el cambio climático.

Tanto en el ámbito europeo como en el americano, los gobiernos trabajan, cada uno a su ritmo, en ambiciosas agendas regulatorias para los próximos años, que evidencia que el consumo responsable y sostenible (y la proximidad es un pilar fundamental) ocupará un espacio social, empresarial y político preponderante.

Hace escasos 6 meses, el gobierno español aprobó una norma específica para impulsar la producción local y la venta de proximidad. La Nueva Agenda del Consumidor, recientemente impulsada por la Comisión Europea, introduce medidas concretas en ámbitos clave para proteger a los consumidores y empoderarlos para que desempeñen un papel activo en la transición ecológica y digital de las economías de la Unión Europea. Está por venir, además, el impulso a la reutilización de productos electrónicos (índice de reparabilidad) y de envases, inversiones locales para ganar en autonomía estratégica en algunos productos y grandes campañas públicas para que los ciudadanos tomen conciencia del poder que tienen con sus decisiones de compra.

El local market es un fenómeno ya indisolublemente asociado a la sostenibilidad y a la responsabilidad de los consumidores. Observando el panorama legislativo, que anticipa y condiciona la agenda mediática, este fenómeno sólo se acrecenterá y, de hecho, puede suponer una plataforma idónea para que las empresas inicien un diálogo sincero con sus consumidores, que funcione como ventaja competitiva.

Carlos Ruiz Mateos Director Senior de Asuntos Públicos de LLYC

Firma Carlos Ruiz Mateos Director Senior de Asuntos Públicos de LLYC
Carlos Ruiz Mateos Director Senior de Asuntos Públicos de LLYC