es
NXT IN MKT

El riesgo de no arriesgar

El riesgo de no arriesgar El riesgo de no arriesgar El riesgo de no arriesgar
Invitamos

“Quien no se arriesga no gana”. ¿Cuántas veces hemos oído esta frase? La sabiduría popular es siempre un tesoro para los publicitarios. Sin embargo, en plena pandemia, y rodeados de riesgo invisible por todas partes, esta sabiduría popular se nos ha hecho esquiva y hemos evitado el riesgo tanto como nos ha sido posible. Tanto es así que el mercado publicitario, en aras de la defensa de la rentabilidad y el cash flow de muchos, y en una clara voluntad de esquivar el riesgo, se ha contraído un 22% en 2020, reduciendo la presencia comunicacional de muchísimas marcas, que han bajado la voz a mínimos históricos. La caída de la inversión duplica prácticamente a la del PIB, así que la sensibilidad a la incertidumbre de la industria publicitaria ha casi duplicado la de la economía total.

El drama de estas cifras no son los números en si mismos, que ya de por si son exagerados. La gran desolación se produce cuando analizamos lo que algunas marcas han logrado precisamente en estos tiempos.

Aquellos que han optado por alzar la voz de manera relevante, estando cerca de las personas en un momento en el que nos lo pedían más que nunca, han cosechado éxitos sin precedentes.

La apuesta de Bankinter, Telepizza, Volkswagen, Audi o Estrella Damm, entre otras, por seguir impulsando sus marcas y mandando mensajes a sus clientes en estos tiempos convulsos han afianzado o acercado a estas marcas al liderazgo en sus correspondientes sectores. El riesgo, aquí, más que buscar grandes mensajes ha sido atreverse a estar y también, atreverse a entender el momento emocional de las personas.

La gran lección de toda esta época es que la célebre frase “quien no se arriesga no gana” se queda muy corta y que un poco de riesgo tiene más retorno que nunca. Seguramente, lo apropiado, en estos tiempos de incertidumbre y de vivir peligrosamente para las marcas, deberíamos subir la apuesta, ser valientes y decir sin tapujos, directamente, que “quien no se arriesga, pierde”. Estoy segura que los consumidores, en la salida de todo esto (que la hay y está cerca) serán implacables con los que un día decidieron aparcar la valentía.

Sam Júdez Managing Director en DDB
Firma Sam Júdez Managing Director en DDB